Trabajos híbridos: los nuevos esquemas que se imponen en Neuquén para ganarle a la procrastinación en pandemia

(Por Camila Frontalini) A partir de la pandemia surgieron nuevas necesidades entre las personas que realizan teletrabajo y los espacios de cowork. Por eso, desde Malón Coworking rediseñaron sus oficinas para continuar ofreciendo sus servicios. 

Image description
Image description
Image description

Según un estudio realizado este año por el Ministerio de Desarrollo Productivo sobre la evolución del trabajo remoto en la Argentina desde la pandemia, el teletrabajo permitió sostener un gran número de ocupaciones al inicio del ASPO. En el segundo trimestre de 2020, el 13,6% de las y los ocupados (1,43 millones de personas en 31 aglomerados urbanos) realizaron sus tareas de forma remota. En el tercer trimestre, esta proporción se redujo al 12,9% (1,36 millones de personas). Esta porción de los ocupados a su vez representó el 59,1% de aquellos que realizaron sus tareas desde sus hogares y el 49,4% de quienes utilizaron herramientas informáticas en sus ocupaciones.


Fue así como la pandemia y la obligatoriedad impuso sobre el teletrabajo, fueron motivos por los que Malón Coworking pudo retomar sus actividades, logrando reinventarse, sumando nuevos espacios y rediseñando sus servicios.

“Nuestro objetivo principal es cuidar a la Tribu, así llamamos a la comunidad de Malón, y por ello tuvimos que reestructurar el espacio para asegurar el distanciamiento y bajar la tasa de ocupación. A su vez, rediseñamos nuestros servicios como, por ejemplo: relanzamos el Plan Dedicado y el Plan Flexible, que incluyen 10 jornadas por mes, con otros amenities, y eliminamos las visitas guiadas. De esta manera, pudimos controlar la cantidad de personas que trabajan en el espacio y los accesos al Edificio Fidtech”, comentaron en exclusiva para IN Neuquén, los encargados de Malón.

Por otro lado, a partir de la pandemia también surgieron nuevas necesidades del mercado laboral y también nuevos requerimientos por parte de los/as coworkers. Así, por ejemplo, desde Malón hubo una gran demanda de espacios privados y tuvieron que rediseñar algunas salas y pisos para poder ofrecerlos como espacios cerrados. 

Hoy, el espacio ubicado en Independencia 596, en el Edificio Fidtech de Neuquén se adapta a las nuevas propuestas de oficinas híbridas, un espacio de trabajo flexible que combina el teletrabajo con el trabajo presencial. Esta modalidad que, si bien varía por organización, ya existía desde antes, pero fue impulsada por la pandemia.


En el caso particular de Malón, “notamos un crecimiento en la solicitud de espacios privados para usar una vez por semana, jornada completa. A raíz de eso, hemos adaptado unos de nuestros pisos, para ofrecer este servicio que complementa la modalidad de oficina híbrida de las empresas. Hoy sólo nos queda un día libre en la semana. Esto se da principalmente cuando viene un equipo de trabajo. En el caso de ser una o dos personas, recurren a las membresías individuales. Algo que ya sucedía antes de la pandemia”, sostienen desde el coworking.

“Creemos que la principal ventaja del teletrabajo es el ahorro de tiempo en el desplazamiento, pero la desventaja podría ser la falta de sociabilización. Si bien a través de los canales digitales uno puede mantener la comunicación con el equipo, se pierden otras situaciones y momentos que se generan sólo en un plano presencial como, por ejemplo: los momentos compartidos en el almuerzo, o tener la oportunidad de conocer a otras personas que no necesariamente son del equipo.

También hay que mencionar que el teletrabajo no es para todas las personas, depende de varios factores, pero creemos que la mejor opción es el equilibrio. Optar por una modalidad de oficina híbrida, hoy se ajusta a los nuevos requerimientos laborales. Por ello, desde nuestro espacio siempre hemos brindado la infraestructura y la comunidad para complementar la experiencia laboral para quienes teletrabajan”, aclararon desde Malón Coworking

“Todas las personas y miembros que trabajan en Malón comprendieron la situación, se fueron adaptando a los cambios y nos siguieron eligiendo. Por ello, les agradecemos un montón, sin ellos/as nuestro espacio de coworking hoy no estaría.

Otro desafío importante fue el cambio en nuestras normas de convivencia, que limitaba la interacción entre los miembros. Teníamos miedo de que la comunidad malonera cambiara y no sea tan unida, pero no pasa nada ello. Si bien muchos de los/as coworkers dejaron cuando inició la pandemia, hoy contamos con nuevos miembros que se han ido sumando, y han generado una comunidad muy colaborativa y unida que genera esa sinergia que buscamos.


La “nueva normalidad” obligó a las empresas a reevaluar la forma de hacer sus tareas, evolucionando sus modelos de negocio y buscando nuevas oportunidades para enfrentar con éxito los tiempos que se avecinan. Para Malón esta es una gran oportunidad de ayudar a las empresas en su recuperación económica por medio de flexibilidad en espacios y contratos, y así incorporaron la “Oficina Virtual” para que las personas y/o empresas pueden, independientemente de su ubicación geográfica, contar con un domicilio físico en Neuquén para recibir y entregar correspondencia sin necesidad de concurrir al espacio de coworking.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: