Casa Ferracioli S.A fue reconocido por sus más de 50° en la ciudad de Neuquén

(Por Camila Frontalini) La empresa familiar, con descendencia italiana, se constituyó en 1982 pero la historia la escribieron hace casi 100 años.

Image description
Image description

La historia comienza hace casi 100 años. Doña Elina y Don Silvio I. Ferracioli nacieron en “la Comune de Ceneselli, provincia di Rovigo”, en la región italiana de Veneto, situada a unos 90 km al suroeste de Venecia. En el 1924, escapando del hambre que había en Europa producto de la “Gran Guerra”, llegan a Argentina con sus tres pequeños hijos Diammes, Lucciana e Ivet. El destino fue la desértica Neuquén pero con gran expectativa de crecimiento.

Don Silvio Ferracioli fue músico de la Banda de Policía de territorio (en esa época todavía era territorio nacional, ya que el 15 de junio de 1955 el Congreso Nacional sancionó la ley N°14.408 promulgada por el Poder Ejecutivo Nacional y el 28 se creó la Provincia de Neuquén). Allí comienza la historia.


Don Silvio, fiel a su sangre itálica, fue un gran amante de la música y un auténtico emprendedor”, comenta Ariel Ferracioli, bisnieto del legendario fundador. Acá decidió formarse como comerciante. El primer rubro que eligió fue relojería e instrumental de precisión, indispensables para los primeros pobladores, y con alma de pionero por la década del 20´, fue quien trajo a la ciudad las primeras bicicletas. 

Muchos otros pioneros vieron interesante ese medio de transporte y por tal motivo, Don Silvio encontró la veta comercial y comenzó a comercializarlas. Primero las alquilaba para que la gente vaya conociendo los beneficios y unos años después incorporó las primeras motos. “Instaló el taller de reparación y mantenimiento en calle Río Negro 266, donde en la actualidad es la Casa Ferracioli”, expresó Ferracioli para IN Neuquén.

En 1943, Don Silvio le vende a su hijo Ivet el fondo de comercio y se casó Doña Maria Luisa Zamuner, quienes tuvieron 4 hijos: Sivio, Guido, Eduardo y Roberto

De a poco, entre los años 50 y 60 Don Ivet fue incorporando distintos rubros: juguetería, pesca, y otros artículos. 


FInalmente, en 1982 se crea Ivet dona sus acreencias y se constituye “Casa Ferracioli S.A”, cuyos dueños son Guido, Eduardo y Roberto.

Actualmente y como agrega el bisnieto de Ivet, “la empresa se encuentra actualmente en un proceso de muchos cambios, donde la tercera generación le va dejando espacio a la cuarta”. Por tal motivo, se encuentra emocionado y agradecido por el reconocimiento a comercios históricos con más de 50 años en la ciudad de Neuquén, que está llevando a cabo la Municipalidad de Neuquén, al mando del Intendente Mariano Gaido.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: