Shell vendió sus estaciones de servicio y se quedó con lo “mejor” (apuesta a largo plazo en Vaca Muerta)

La operación por US$ 950 millones se realizó con la empresa Raízen, que opera en Brasil, e incluye las bocas de expendio, la refinería, negocios de combustibles marítimos y de aviación, incluso los de asfaltos, químicos y lubricantes, así como las actividades de suministro y distribución en el país.

Image description

Queda fuera de la transacción el negocio de upstream de Shell en la formación neuquina Vaca Muerta, donde la compañía “ve un gran potencial de crecimiento a largo plazo en los no convencionales del país”. Allí actualmente opera cuatro áreas, en todos los casos en sociedad con la estatal provincial Gas y Petróleo de Neuquén (GyP), que “acarrea” el 10% de cada proyecto.

En tres de esas áreas Shell controla el 90%: Sierras Blancas (concesionada por 35 años); Cruz de Lorena (también 35 años); y Aguila Mora (con permiso de exploración con objetivo no convencional). La cuarta área es Coirón Amargo Sur Oeste, un lote bajo evaluación en la que Shell y Pluspetrol participan en similares proporciones de 45% cada una.

Además hace pocos días se conoció la nueva Planta de Facilidades de Producción Temprana (EPF) que la compañía Shell construyó en el bloque Sierras Blancas, en cercanías a San Patricio del Chañar. La planta tiene una capacidad de procesamiento de hasta 10.000 barriles de petróleo crudo por día y ya generó 29 nuevos empleos permanentes.

Pero la noticia principal indica que la petrolera Shell firmó un acuerdo por la venta de sus 645 estaciones de servicio por US$ 950 millones en efectivo, sujeta a “condiciones normales de cierre”, según informó oficialmente la firma anglo-holandesa.

La implicancia que la decisión de no vender sus desarrollos en Vaca Muerta se explica en que para los directivos de Shell hay "excelentes perspectivas para la producción de hidrocarburos a mediano plazo, ya que al margen de los precios internacionales, que están mejorando, hay un fuerte avance en materia de reducción de costos, en especial por las nuevas tecnologías".

La petrolera además firmó meses atrás un memorándum de entendimiento con YPF para operar el bloque Bajada de Añelo, con un 50% de participación. Luego de sortear algunos inconvenientes con la comunidad mapuche que allí reside, tiene pensado invertir unos 300 millones de dólares, incluida la obra de un oleoducto entre Bajada del Añelo y la EPF (planta de tratamiento) cercana al bloque Loma Campana de YPF.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: