Carlos Saldaña tiene en su familia el sostén de su vida (y en la vida comercial también recibe esa ayuda)

Sus comienzos en el rubro tienen que ver con su condición de encargado de repuestos y servicios en la concesionaria Ford de Neuquén.

Image description
Image description
Image description
Image description
Image description

Su vínculo laboral era con los automóviles, pero fue en una segunda etapa, ya en otra empresa de categoría como Armando del Río (Ford Camiones), que su cercanía al “mundo” del camión, comenzaba por darle señales de un horizonte promisorio.

La decisión de abrirse camino latía dentro suyo, fue así que luego de unos 20 años de experiencia en el sector, definió por comenzar a caminar un sueño propio. Allí primero en sociedad buscó con su socio darle un impulso a un local de repuestos y accesorios para camiones que luego de un tiempo, ya en el 2012, lo tuvo al frente definitivamente a él para tomar las decisiones más importantes.

“Siempre estuvimos en éste lugar (Lastra 1062), me costó encontrarlo pero tenemos distintas alternativas de espacios y estacionamiento, que nos benefician, es uno de los primeros reconocimientos que tenemos de nuestros clientes”, comienza en sus primeras palabras Saldaña, quien acompañado por dos de sus hijos (además tiene dos hijas mujeres), confía que en el futuro, ellos puedan continuar con el “legado”.

Ha conformado un equipo de trabajo integral, que sustentado principalmente en el esfuerzo y acompañamiento familiar, como pilares de una estrategia que hasta el momento parece darle otro sentido a estos aspectos laborales, porque “veo que ellos entienden mi verdadera pasión, sienten que aquí hago todo lo que más puedo para solucionar los inconvenientes diarios, esa es mi pasión por los fierros”, define en forma concreta este comerciante neuquino de 48 años.

“El secreto que guardamos y que nos muestra el éxito que tenemos es nada más que eso, solucionarle el problema a la gente”, reforzando ese concepto este hombre que gentilmente se hizo un alto en el cierre del mediodía de ayer, incluso con movimientos en el mostrador y otras llamadas que llegaban a los teléfonos de su oficina privada.

Cuando hablamos de importaciones y las nuevas relaciones con marcas de punta, Saldaña nos explica que “durante el año tenemos ahora, menos oportunidad de comprar en cantidad, sólo existen tres momentos para recibir esas piezas y que muchas veces no se puede lograr tener todas las que se solicitaron desde un principio”, pero aquí entiende que hay que dejar liberar estrategias comerciales propias para suplir estas cuestiones.

Empezaron en aquel momento de apertura a cubrir la gama de repuestos y servicios que necesitan los camiones de las marcas Ford y VW, luego sumaron a IVECO y además, con clara satisfacción, nos cuenta que cubren necesidades para Mercedes Benz desde hace unos 90 días.

“Tenemos proveedores en Córdoba, Rosario, Buenos Aires, Mendoza y Mar del Plata, cada vez que miramos las opciones pensamos en lo original que llega de Brasil, nuestro importante y significativo stock demuestra que hay realidad respecto a esto que digo”, menciona.

Si bien los tiempos políticos marcan que a la hora de abrir nuevas importaciones o bien ampliar el margen de éstas, este tipo de rubros, como Saldaña Trucks, deben estar pensando en otras acciones de venta, “de acá el cliente se va con una solución, ante sus ojos tendrá la oportunidad de elegir entre un repuesto original y uno alternativo”, como ampliando esta explicación respecto de importaciones y stock.

La pasión familiar y los buenos tiempos generaron en Saldaña la intención de acompañar diferentes actividades deportivas y recreativas, no sólo uno de los equipos de fútbol 5 (también lo hace en fútbol 7) donde juega uno de sus hijos, Alpargauchas FC, tiene sobre el pecho la publicidad de este comercio, sino que además apoyan el hockey sobre césped en la modalidad mujeres, y el hándbol en el CEF Nº1.

“Pero la frutilla del postre la tenemos en el auto del Manu Urcera”, y aquí con regocijo porque además de la buena relación que existe con la empresa de la familia del piloto de Turismo Carretera (TSB), se entendieron primero desde lo comercial y luego llegó esta etapa de auspicio en un auto de carreras de primer nivel.

Ya en el cierre, Carlos Alberto Saldaña habla de este 2017 como “un año que ha sido provechoso y enriquecedor”, respecto a la consolidación y aprendizaje que han tenido con las últimas marcas que han incorporado a su extenso local comercial. “Vamos a seguir en el camino del esfuerzo y el sacrificio diario, entendemos la situación del país y de la provincia, pero que se queden tranquilos nuestros clientes que siempre vamos a estar para resolver sus consultas”, menciona a título de todo su staff.

Encontramos en Saldaña un hombre de fuerte apego familiar, ligada esta situación a una vida de voluntad y esmero por resolver, se emociona y hasta casi las lágrimas cuando habla de todo esto.

Allí en el sillón de su oficina, porque logramos retenerlo por unos minutos cuando continuamente llegan teléfonos inalámbricos y correos electrónicos que buscaban su palabra de confianza, su asesoramiento bien personalizado, y que con esta escena laboral, reflejamos este último artículo de entrevistas del año.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: