Garantizar SGR se muestra con un interesante ritmo de solicitudes para las PyMES locales  

(Por Pablo Comoli) Desde la sucursal que dirige Juan Pablo Morgentaler se encuentran por estos días ante el cierre de su primera obligación negociable para una PyME. Movimiento cotidiano, sectores, asesoramiento financiero y otros accesos, son algunos tópicos de la principal de hoy.

Image description
Image description

Más de 10 años han transcurrido desde que Garantizar SGR se ha instalado en la capital neuquina, quizás el interés periodístico por las noticias que llegan respecto a las nuevas reglamentaciones (ver acá), y que por estos tiempos ha cobrado otro protagonismo porque la actualidad de las pymes también es otra, decidimos puntualizar este tema.

Si bien las SGRs son sociedades comerciales que tienen como objetivo facilitar el financiamiento PyME, comencemos por interiorizarnos cómo es que se han convertido en un vehículo para obtener “buenas” financiaciones, ya sea a través del sistema bancario (tanto público como privado) o bien en el mercado de capitales.

“Respecto a los bancos, se trabaja con la totalidad de las entidades de la región, se puede obtener financiamiento para capital de trabajo y para inversiones. Para mercado de capitales se facilita el descuento de cheques diferidos, obligaciones negociables PyME bajo el nuevo régimen y en los pagaré bursátiles”, indica Morgentaler.

Es conocida la idea que un buen número de los asesoramientos se canaliza a través de los bancos, pero “el mercado de capitales está creciendo de buena manera”, menciona y agrega que “en Neuquén estamos a pocos días de cerrar la primera obligación negociable PyME para una empresa de servicios, será la primera de la zona”. A nivel local resulta toda una novedad que esa futura “colocación” se tome como punto de inflexión para que otras pymes de la región puedan sumarse a esa corriente.

“La SGR aporta una mayor flexibilidad que le permite a las PyMES poder obtener mejores condiciones financieras, si bien el monetizador de la operación siempre es el banco, como la SGR avala a la PyME, esto le permite obtener mejores montos y plazos, tasas más accesibles, todo dentro de un esquema win-win, donde ganan todos”, añade el joven ejecutivo.

Desde un canal que llaman “express” en tan solo una semana se puede lograr un aval, existe un “scoring” que en pocos días otorga respuesta a la solicitud de la PyME y si todo sigue su curso, y dependiendo de los montos, tal vez en tres semanas más puede estar monetizado ese pedido en el banco. Los montos oscilan entre los 3 y los 52 millones de pesos.

“Neuquén es una provincia que se muestra recurrente a los pedidos de financiamiento, el mercado en la actualidad y el alza en algunas tasas activó una necesidad en capitales de trabajo, es decir gastos operativos, descalces, descubiertos bancarios, y por ahí se piensa menos en inversiones de largo plazo”, comenta nuestro entrevistado.

Respecto de las tasas los que resuenan arriba en la competencia son el Banco Bice, Nación y el local, Banco Provincia del Neuquén. Son ellos, en palabras de Morgentaler, quienes luego de la crisis financiera que atravesó el país mantuvieron sus condiciones, “han quedado dispares algunos otros bancos, trabajamos en línea con todas las entidades bancarias”, entendiendo que priorizan a los que han mantenido de alguna manera las tasas después de este último episodio cambiario.

Operadoras que se atrasan en pagar servicios, la cercanía del pago de aguinaldos, una futura licitación, lograr “stockearse”, son algunas de las razones por las cuales las PyMES se acercan a una SGR. Como asesores también intervienen en la reducción de los costos financieros que atraviesan estas pequeñas y medianas empresas, el abanico de sectores es amplio y no solo se reduce a la matriz productiva de la provincia (industria de los hidrocarburos), sino también hay que pensar en médicos, estudios contables y jurídicos, un exportador frutícola, entre otros. Solo hay que ser responsable inscripto y tener la condición registrada que expide la Afip como certificación PyME.

“De acuerdo a los ratios que detectamos en cada solicitud es que evaluamos hasta que montos es posible acompañarla, no hay una escala para nosotros sino que nuestro sector de riesgos se encarga de puntualizar el aval que le vamos a dar a una PyME”, remarca Morgentaler.

Una ventaja que tienen las SGRs es que siempre la dirección estará puesta en llegar a una “sola fianza”, buscar que la PyME no hipoteque un inmueble ni mucho menos tener que prendar una maquinaria, allí aparece la figura “fianza personal” que directamente compromete a los socios. Estipulando que esta acción puede recaer en los pedidos que llegan a los 5 millones de pesos.

Y la otra es el “nivel de aforo”, que “es cuando un banco te solicita, por la hipoteca, que supere y quizás hasta que duplique el monto que te van a monetizar”, para las SGRs, dice Morgentaler, esa cobertura está dispuesta en “uno a uno”.

Realizan visitas a empresas, planifican reuniones con diferentes cámaras empresarias, tienen una tarea permanente que no persigue el momento más difícil de una PyME, sino que el interés recae en poder asistirlas para que mejoren sus condiciones financieras más allá del momento económico que les toque transitar. 

Un último dato marca que “el 50 por ciento de las solicitudes que nos llegan son carpetas de los bancos, eso explica la relación fluida con ellos, estamos en línea, porque quizás ellos no puedan otorgar un monto en forma directa y ahí es donde entramos nosotros”, finaliza.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: