Ailin Obadilla: “la arquitectura es el reflejo de la sociedad en la que vivimos” (confía en lo “colaborativo” y le gustan los concursos)

(Por Pablo Comoli) Es una joven profesional que entiende y le da importancia al esfuerzo de quienes llegan a construir su primera vivienda. Los aspectos humanos y sociales integran sus principales ítems de creatividad.

Image description
Image description

Amante del paisajismo y los espacios públicos “todo lo que tenga que ver con el armado de lo público, me interesa poder dar soluciones a las problemáticas de las viviendas en sectores donde las condiciones son precarias”, comenta esta joven arquitecta de 30 años, egresada de la UNLP, quien también se graduó en las anteriores especializaciones.

“Por medio de la participación en diferentes concursos, incluso para Latinoamérica, he presentado proyectos que se destacan por priorizar el esfuerzo y los aspectos humanos que se involucran a la hora de pensar en una vivienda”, explica Obadilla quien enfoca una parte importante de sus “dibujos” para poner en valor lo social más que lo comercial.

Ella entiende que “la arquitectura es el reflejo de la sociedad en la que vivimos” y, cuando le tocó como concursante en sus épocas de estudio dar soluciones habitacionales para 300 familias que vivían a la vera de un arroyo (3er. Puesto Concurso “Repensar La Plata”), en situaciones casi marginales y fácilmente inundables, allí internamente comenzó a enfocarse en una visión más humana.

Más acá en el tiempo y, en un alto laboral desde su espacio de coworking en Malón, revela que “acá en Neuquén estamos frente a la idea de convertir la ciudad en un polo turístico, eso es bueno, se están incentivando construcciones y espacios culturales, siento que hay una gran oportunidad para mí”, y agrega que “me gustaría y pienso que podría acompañar el crecimiento de la ciudad, seguir creciendo como profesional”.

Para Obadilla el crecimiento bien acompañado depende de la política y de quien la maneje, es que para ella “se cruzan diferentes estrategias”, sabiendo que existen negocios inmobiliarios que se mezclan con ese crecimiento adecuado, pero necesarios para convertirse en una ciudad capital con un turismo constante y no “de paso”.

Antes de salir al “juego” de forma independiente se empleó en diferentes empresas constructoras donde lo “industrial” era objeto de la mayoría de los trabajos, así fue que participó del proyecto del Centro de Esquí de Caviahue perfeccionando cuestiones hidráulicas de ese edificio, también para las instalaciones sanitarias del Hotel Tower y fue representante técnica de la obra de ampliación en el Aeropuerto Juan Domingo Perón de la capital neuquina. Realizó administración de obras, y “allí mi sinceridad fue más y entendí que debía salir de la oficina y empezar a gestionar mis propias obras”.

“Por momentos tuve que abrirme paso entre hombres, incluso con algunos de extensa trayectoria que debían aceptar mis correcciones, si bien algo de menosprecio hubo, muchos hoy todavía me contratan porque confían en mis conocimientos”, revela en un punto sentido de la nota.

Respecto a su transitar como arquitecta independiente, cree que en el futuro puede darse la idea de un equipo de trabajo, “siempre sueño con tener y formar parte”, esto porque además en Neuquén hay “un énfasis por los concursos y las grandes obras”.

Además siente que en Malón “somos como un equipo”, ella es una parte y, el nivel actual de creatividad en sus “planos” se está dando por la comodidad de sus horas laborales allí, con libertad para pensar y disfrutar de estar en todos los ambientes que ofrece el edificio Fidtech de calle Independencia y Entre Ríos.

Ailin confía en potenciar las relaciones, tiene socios estratégicos apostando a lo “colaborativo”, en ingeniería civil cuenta con Miguel Knop, experto en cálculo estructural y dirección de obras, además de sus colegas Giselle Vrizz y Mauro Camerttoni, para proyectos ejecutivos y otras direcciones de obras. En ingeniería forestal y obras paisajísticas confía en Mariano Dell’Aquila y, en cuestiones de agrimensura, deslinde, amojonamiento y estados parcelarios, su aliado es Pablo Romani.

En el final de la entrevista, Ailin reflexiona que “Neuquén se está expandiendo más hacia el oeste pero veo un criterio de mercado inmobiliario, sin un Plan Maestro, incentivar esa zona para generarle una microeconomía y que no quede relegada esa parte de la ciudad, pero insisto, no hay un direccionamiento urbano como si lo tienen otras ciudades grandes del país”.

Dejá tu Comentario: (máximo 1000 caracteres)

Comentarios: